Está demostrado que la estética es un arma fundamental para el éxito de un negocio. Es un factor clave especialmente en un mundo tan competitivo. Ser únicos y diferenciarse del resto es la clave,  es ahí la importancia que tiene el interiorismo comercial. Basta con mirar alrededor para darse cuenta de que las empresas que triunfan cuentan con un diseño único.

El interiorismo comercial como elemento diferenciador.

La clave es convertir el espacio en un lugar agradable. Es decir, un lugar que no solo es visitado para comprar determinados productos o servicios, sino que también genera emociones y experiencias.

La creatividad y el diseño son la vía de inversión necesarias para una empresa que tiene un proyecto de crecimiento y continuidad. Hay que tener en cuenta que el interiorismo comercial no solo toma en consideración al cliente, sino también, al trabajador que pasa allí gran parte de su tiempo. De hecho, la calidad de un espacio influye incluso en la creatividad profesional.

Una marca no puede destacar sin diferenciarse de su competencia.

Interiorismo comercial

La imagen que los clientes tengan de ese espacio toma cada vez más importancia. Deben  encontrarse cómodos en él. Debe diferenciarse fácilmente de la competencia. Es por eso que a la hora de realizar este tipo de trabajo es importante:

  1. Analizar el mensaje. El interiorismo comercial debe evidenciar el mensaje de marca, por otra parte el diseño también debe ser coherente con esos valores y además lograr trasmitir el mensaje deseado por medio del entorno físico del local.
  2. Proyectar una imagen única y original. La impresión que la marca genere es determinante para aumentar las ventas. Esto entre otras cosas, se logra gracias al interés visual que genera el lugar.
  3. Diseñar una buena distribución espacial. Es importante de cara a evitar obstáculos que puedan hacer retroceder al cliente. Lograr que el cliente se detenga en aquellos puntos destacados es importante. El modo de hacerlo es distribuyendo correctamente el mobiliario y los estantes. Dimensionando bien los pasillos, la zona de cajas y las zonas de circulación.
  4. Iluminar adecuadamente. La distribución de la luz es esencial para conseguir espacios acogedores. Deben diferenciarse correctamente las zonas de descanso de aquellas que sirven para el tránsito de clientes.
  5. Incorporar elementos únicos al diseño, los usuarios buscan alguna característica diferenciadora para comprar o consumir en este local y no en otro.

 

La importancia del interiorismo comercial: ayuda a un negocio a transmitir de manera adecuada su esencia ante el cliente.

¿Quieres diferenciar tu negocio? En Martín Proyectos contamos con una experiencia de más de 70 años en el sector. Esto nos permite adecuarnos de manera flexible a las exigencias de nuestros clientes y sus proyectos. Si tienes cualquier duda por resolver, pincha aquí y estaremos encantados de ofrecerte una solución.