Empezamos este 2020 con una nueva tendencia en el mundo de la decoración de interiores: el estilo Japandi. Este estilo es la combinación perfecta entre el estilo escandinavo y el japonés.

Pero ¿todavía no sabes en qué consiste exactamente esta tendencia? En este artículo te contamos por qué es una gran opción para la decoración de tu negocio.

Hotel tendencia Japandi

 

El estilo Japandi.

Desde hace unos años, el Japandi ha ido cogiendo fuerza hasta asentarse como uno de los estilos favoritos para la decoración de interiores, llegando a ser la gran tendencia para este año 2020.

Es la mezcla perfecta entre el estilo minimalista escandinavo y el estilo japonés más elegante.

Se caracteriza por crear estancias muy minimalistas, utilizando únicamente los muebles que tienen una funcionalidad asignada. Estos muebles suelen ser bajos, por la influencia del estilo japonés, pero siempre adaptados a la comodidad del usuario.

En cuanto a los colores, combina los cálidos y relajantes del estilo japonés, con los blancos y neutros del escandinavo, proporcionando así una sensación de calma acogedora.

 

decoración negocio

Una tendencia de decoración sostenible.

La gran cualidad del estilo Japandi es que apuesta por materiales naturales y sostenibles, por lo que la madera es su gran aliada.

Los colores originales de la madera clara (pino, bambú, haya…) son un símbolo distintivo de esta tendencia.

 

Por qué implantar el estilo Japandi en tu negocio.

Siguiendo las líneas del estilo japonés, suelen ser muebles elegantes que proporcionan estabilidad al ambiente, pero sin recargarlo demasiado para mantener la esencia escandinava. Estos muebles dotan a la estancia de paz y comodidad, haciéndola acogedora.

Por todo esto, implementar este estilo en un negocio es una opción muy viable para seguir la tendencia del momento y dotar al espacio de trabajo de un ambiente beneficioso, tanto para el trabajador como para el cliente.

¿Quieres que tu negocio tenga todas estas cualidades? Nosotros te ayudamos a conseguirlo. Consúltanos sin compromiso. ¿Nos ponemos manos a la obra?