En el mundo actual, siempre vamos con prisa y es muy difícil conseguir que alguien que va por la calle (con prisas) se detenga delante de tu negocio. Pero no es imposible. En este artículo te enseñamos a decorar un escaparate para que no pase desapercibido.

El escaparatismo es el arte o la técnica de organizar escaparates con el objetivo de que resulten atractivos al público y así que entren en nuestro comercio.

Si eres el propietario de un comercio querrás que cuando un potencial cliente esté delante de tu establecimiento entre y vea qué es lo que vendes, y por supuesto, querrás que compre.

Vamos a ver algunas ideas clave, que nos ayudarán a crear un escaparate atractivo de cara a nuestros clientes.

 

1. Adapta la composición al espacio.

 

Una buena estrategia es sacar partido a la altura y a la verticalidad del espacio que disponemos. Si no tenemos mucho fondo, nos podemos ayudar utilizando diferentes pedestales, para exponer nuestros productos con diferentes alturas y jugar con la verticalidad.

2. Utiliza el color como otro elemento.

Jugar con el color puede ser una ventaja muy interesante.

Los colores por sí solos generan ya una identidad propia y te ayudan a definir un estilo sobre tus productos. Por ejemplo, los escaparates con pocos colores inciden en la elegancia y la exclusividad, mientras que la policromía contribuye a transmitir originalidad y novedad.

Generalmente, nuestra mente asocia los colores a diferentes objetos o imágenes, incluso a experiencias por lo cual, si escogemos bien nuestros colores podremos decir más con menos recursos.

Como regla general, impactan más las composiciones con un máximo de tres colores que las que tienen más.

 

3. Trabaja la luz.

Este quizás es uno de los puntos más técnicos. Nuestro escaparate puede ser muy bueno, pero si no está bien iluminado perderá todo su efecto.

La cantidad de luz va a depender en gran medida del lugar donde nos encontremos, ya sea nuestro escaparate un local a pie de calle o por el contrario esté situado en un espacio cerrado o por ejemplo, un centro comercial.

A la hora de iluminar, debemos tener en cuenta el color y el tamaño de los artículos que queremos mostrar, incluso el decorado. Porque a colores más oscuros mayor será la cantidad de luz necesaria.

4. Contar una historia

Sin duda un escaparate es como un pequeño escenario teatral. Por lo que es importante contar algo, emocionar, captar la atención de nuestros potenciales clientes.

Es por ello, que debemos buscar un elemento protagonista de impacto que sirva de reclamo publicitario para nuestro negocio. Crear micro-escenarios con una propuesta original para que esa idea consiga que los clientes paren, miren y piensen que dentro nuestro comercio hay algo que les puede interesar.

Un cliente que se fija en nuestro escaparate debe tener claro qué es lo que tenemos dentro, qué tipo servicio podemos ofrecerle y si va a encontrar alguna promoción o descuento en el interior, etc. En Martín Proyectos estamos dispuestos a acompañarte en todo este proceso. Así que… ¡Manos a la obra!

Recuerda que es necesario que cambiemos periódicamente nuestro escaparate.