El mobiliario que eliges también debe definir la personalidad de tu negocio y marca. La imagen de la marca se proyecta, tanto en la calidad de sus productos, como en todo lo demás que lo rodea. La primera imagen que obtenemos de algo es muy importante y, en la mayoría de los casos, esta será la del establecimiento.

Eligiendo el mobiliario correcto, dotamos a las estancias de ciertas características para complementar nuestra imagen de marca.

Lo ideal es adaptar los muebles, tanto al espacio en el que se encuentran, como a la imagen de marca y al tipo de producto.

Imaginemos el caso de una juguetería. ¿Qué pensarías si entrases en una juguetería cuyo mobiliario es muy sobrio y clásico? Sin duda, resultaría extraño. Cuando pensamos en una juguetería imaginamos color, formas dispares, desenfado y muchas más características que nos invitan a la diversión y a la infancia. El mobiliario del local no puede ir en contraposición a esta idea, pues descolocará al cliente cuando acuda a él.

Ahora imaginemos un caso contrario. ¿Qué pasaría si entrásemos en una tienda de ropa de marca, cuya idea principal es el clasicismo, y encontrase el establecimiento ambientado con mobiliario metálico y brillante? Sin duda también chocaría.

Si utilizamos un mobiliario más sobrio y de colores neutros, probablemente demos una sensación de calma y seguridad al cliente. En cambio, resaltaremos el brillo, las formas geométricas y lo metálico para establecimientos más tecnológicos o con un aire más moderno y original.

Con esto no invitamos a que todo vaya en concordancia, también se puede seguir la idea de contraposición. Pero siempre con una intención y objetivo.

 

Adapta tu estilo a tu público objetivo.

El estilo también irá muy ligado al público que te diriges y las tendencias del momento. Si te diriges a un público joven, probablemente deberás utilizar un mobiliario más moderno y seguir las últimas tendencias, adaptándote a ellas habitualmente con cambios; por el contrario, si el público objetivo es mayor, nos guiaremos hacia los clásicos.

Estos últimos también deberán adaptarse a las tendencias de la época, pues la moda por lo clásico también varía conforme avanzan los tiempos.

Un mobiliario adecuado da imagen de compenetración y orden dentro de la organización.

Pero un mobiliario adecuado no solo es favorable para la imagen de marca, sino para los propios trabajadores del establecimiento. Si todo está en sintonía con el trabajo a realizar, ellos también lo estarán. Todo será mucho más fácil y ordenado y, por lo tanto, más productivo.

 

Los muebles, aparte de ser bonitos e ir en sintonía como decíamos antes, también deben ser funcionales. Para ello, lo mejor es realizar el mobiliario a medida para tu negocio, pues con un simple estudio, se entenderá perfectamente qué necesita y se podrá adaptar todo a esa necesidad.

 

Si necesitas ayuda para darle un toque especial a tu negocio, no dudes en consultarnos. ¡Estaremos encantados de ayudarte!